Cuando el pasado llama a la puerta

Esa mujer que daba todo por uno y que rechazamos de manera escandalosa y abusiva…

¡Cómo y cuánto a veces se le extraña! El encuentro cotidiano con cada mujer sin nombre la reactualiza en un perfil, un cabello, una voz que se diluye en el espacio. Esa mujer reaparece tan perfecta que hasta su nombre contemplamos absortos y embrutecidos, como el asno extraviado que permanece en el camino. La nostalgia por lo que ya no existe nos golpea; pero la nostalgia por lo que supimos arruinar a veces gira y nos sonríe. Esa duele más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s