Entre Eros y Thanatos

¿Qué provoca ese gesto de dolor en la cara de los amantes durante los momentos previos al clímax?

¡Qué rostro tan contradictorio!… si asumimos que no hay mayor satisfacción que la del sexo. ¿Por qué una expresión tan dolorosa acompaña la sensación más placentera? Y acaso la inmovilidad y el silencio posteriores, ¿no nos descubren tan vitales cuan adormecidos como si hubiésemos abandonado el cuerpo? Necesitamos salirnos… morir para vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s